Sai Do (Camino del Sistema de Autodefensa Integral). Obra científica didáctica de autodefensa, registrada.

EL FUNDADOR DEL SAI-DO Maestro Jorge F. Torroella Nodarse
Grados y Categorías en Artes Marciales y de Defensa Personal del Maestro Jorge F. Torroella

FOTO: RAFAEL MARTÍNEZ

Autor (el Fundador) del SAI-DO (Camino del Sistema de Autodefensa Integral). Obra científica didáctica de autodefensa, registrada.
• 8vo. Dan SAI-DO, otorgado por la Confederación Mundial de Artes Marciales y Defensa Personal (WELCAM), radicada en España. Maestro de Maestros.
• 8vo Dan SAI-DO, otorgado por el European Technical Center for Safety and Security Trainning, radicado en España.
• 8vo Dan SAI-DO, otorgado por la Asociación Cultural de Artes Marciales y Defensa Personal ACYAM Internacional, radicada en España.
• 8vo Dan Kyusho jutsu otorgado por la Asociación Internacional de Kyusho Ryu Budokai, radicada en Costa Rica
• Cinturón Negro Máster, otorgado por la Asociación Internacional Kyusho Ryu Budokai, radicada en Costa Rica.
• 5to Dan JUDO, otorgado por la Federación Cubana de JUDO, afiliada a la Confederación Panamericana e Internacional de JUDO.
• 5to dan Kansen Ryu otorgado por la Asociación Cubana de Kansen Ryu, FCAM.
• 4to Dan Aikijujutsu, otorgado por la Asociación Takeda Kai Maroto Ha de Cuba, FCAM.
• Instructor de JUDO desde 1967. Integrante de la Comisión de Grado de JU-DO, de Ciudad de la Habana.
• Kyoshi Kaiso SAI-DO, titulo honorable de Maestro creador, otorgado por la WELCAM y por la ACYAM Internacional.

El Saido es una concepción de sistema de defensa personal inspirada en las técnicas del maestro Jorge F. Torroella Nodarse, fallecido el 28 de abril del 2017. El nuevo delegado internacional por Cuba, oficial presidente y Soke C.N 8vo Dan Alberto Diaz Sierra, ha continuado el desarrollo tanto técnico como espiritual, manteniendo la unidad y principios que sustento el fundador, ya que se trata de lograr una persona equilibrada, que use el Sai Do, para la autodefensa, no para el ataque, en consonancia con las reglas que a continuación numeramos. Puede visitar también:

https://saidocuba.blogspot.com/

https://www.facebook.com/1960457720926824/posts/maestro-jorge-torroella-fundador-del-sistema-integral-de-autodefensa-saido-notab/1966332937005969/

https://www.facebook.com/pg/Sistema-Integral-de-Autodefensa-159979144563477/posts/

http://lademajagua.cu/visitaron-la-provincia-federativos-las-artes-marciales-cuba/

1- Sumarse a la agresión.

ALGUNAS REGLAS DEL SAI-DO PARA LA AUTODEFENSA

En términos profesionales diríamos: “Seguir la dirección del movimiento ofensivo”. Si el agresor hala o empuja, no detenerlo: sumarse a la acción. Con esto puede acentuarse significativamente el grado de desequilibrio del agresor, perjudicándolo.

2- Adoptar una postura equilibrada, aunque para ello sea necesario “asirse” del agresor.

Una buena parte de las agresiones a distancia personal, conllevan un desequilibrio corporal por parte del atacante. Esto hace muy difícil que en un sistema activo agresor-defensor, ambos consigan estar equilibrados a la vez y en un instante dado. Ese desequilibrio del agresor es un arma para el defensor, siempre que lo utilice de manera adecuada.

3- Controlar al agresor según el propio ataque.

Cada ataque sugiere su respuesta. Desde luego, esto se facilita en la medida que el estudiante de SAI-DO domine las técnicas. En la mayoría de las agresiones consistentes en abrazos o agarres, hay áreas del agresor que resultan algo más fáciles de controlar. Este control debe ocurrir sin complicarse en posturas rebuscadas, que se traducen en tiempo y energía perdidos.

4- Conseguir una “guía” para efectuar la defensa.

Recorriendo el brazo se alcanzan los dedos, la muñeca, el codo, la axila y el cuello, todos susceptibles de sufrir golpes o luxaciones, según proceda. El recorrido de la pierna conduce a los dedos del pie, al tobillo, la tibia y el peroné, la rodilla, los músculos del muslo y los genitales; a todos se les puede aplicar la acción defensiva que corresponda, sea un golpe, una luxación, o una presión dolorosa. Precisar la ubicación de las piernas del agresor -sin recorrer ninguna- puede facilitar un golpe con el pie del defensor en la región baja del muslo o en los genitales. El abrazo como reacción natural a un abrazo, constituye en sí cierto control por parte del defensor y puede ser el principio de una eficaz riposta.

5- Aplicar una respuesta inmediatamente.

El tiempo a consumir en la aplicación de la defensa, no debe rebasar los dos segundos, contados a partir del momento más oportuno durante la agresión. Cuando decimos respuesta, estamos incluyendo una acción de distracción, para disminuir el énfasis de la agresión -“acomodar al agresor”- y otra acción subsiguiente para reducir al oponente.

6- Encadenar una serie de respuestas.

Pasar de una acción reductora a otra, mientras se solicita ayuda, y continuar controlando al agresor hasta recibir auxilio o hasta asegurarse de que el oponente ha quedado neutralizado y no volverá a atacar.

Porque lo necesitas
Alberto Díaz Sierra, al centro, Ronald Joaquín Cuesta Sánchez, a la izquierda / FOTOS Luis Carlos Palacios Leyva